14 Jun

Todo cambia para que todo siga igual... o casi

Por 
Todo cambia para que todo siga igual... o casi Credit

Un par de comentarios recientes me han resultado iluminadores sobre lo que cambia y lo que no en los mercados financieros.

 

El primero fue la lectura, hace un mes, de la última carta trimestral de Jeremy Grantham, el gran patriarca de GMO, y a mi modesto juicio una de las pocas voces sensatas en nuestro mundillo.

Os paso el enlace a la misma:

http://www.gmo.com/websitecontent/JGLetter_ALL_4-12.pdf

Me refiero al gráfico de la primera página, que compara 130 años de un índice bursátil americano con su fair value, estimado con visión perfecta a futuro, es decir con el nivel al que hubiera estado el índice si los inversores hubieran sabido lo que iba a ocurrir con los dividendos en los 40 años siguientes. Como es sabido, pero se olvida en las crisis y en las euforias, la volatilidad de las cotizaciones ha sido casi 20 veces mayor que la volatilidad "correcta" que se hubiera derivado de inversores racionales y expectativas realistas, y eso que el gráfico de Grantham recoge dos guerras mundiales y la Gran Depresión. En otras palabras, las sobrerreacciones de los índices a los vaivenes de economías, tipos, eventos políticos y demás ruido de fondo son enormemente exageradas.

El segundo fue una conversación, la semana pasada, con el gestor de un hedge fund que usa métodos cuantitativos. Me explicaba que uno de los factores que utiliza como input en su modelización del atractivo de un valor es una medida del sentimiento hacia él, y que una de las señales para medirlo, además de las clásicas (cambios de recomendación por analistas, compraventas por consejeros y directivos...), es un sistema de "lectura informática" de todo lo que se publica sobre la empresa en los medios de comunicación, tanto masivos como minoritarios (pantallas, blogs, informes de brokers...); el software puntúa apropiadamente los adjetivos positivos y negativos. Ello les permite reaccionar inmediatamente a los cambios de sentimiento y ganar dinero anticipándose en muchos casos a las sobrerreacciones irracionales, pero les es vital actuar con gran rapidez, de ahí el confiar al ordenador la lectura de los textos.

En suma, parece que la psicología del inversor no tiene arreglo, lo que ha cambiado en los últimos tiempos es que hay mucho más ruido mezclado con las escasas gotas de información relevante, y que todo se mueve mucho más deprisa. Me sirve de parco consuelo al menos que aún es posible ganar algo de dinero explotando estos sesgos de nuestra conducta.

IGNACIO GOMEZ MONTEJO

Ignacio Gómez Montejo lleva más de 25 años dedicado a las finanzas, en particular en bolsas y mercados. Fue Director de Análisis en FG Inversiones Bursátiles durante casi 10 años, para continuar en Merrill Lynch en la misma tarea cuando ésta adquirió FG en 1996. Desde 2001 es Director en International Capital Research, gestora especializada en la construcción de carteras de hedge funds para instituciones.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir la información requerida con la marca (*). No está permitido el Código HTML.

Líderes de opinión